Austin Kleon en 10 cosas que las personas creativas deben recordar

Austin Kleon, –escritor, artista, y un agudo observador y participante en la economía creativa de la era digital–  cuando fue invitado a dar una charla a los estudiantes de una universidad de Nueva York, preparó una lista de las 10 cosas que le hubiera gustado haber oído cuando él empezaba su carrera.

Screen Shot 2016-03-09 at 7.32.28 PM.png

  1. Roba como un artista.
  2. No esperes a saber quién eres para empezar.
  3.  Escribe el libro que deseas leer.
  4. Usa tus manos.
  5. Los proyectos paralelos y los pasatiempos son importantes
  6. El secreto: hacer un buen trabajo y compartirlo con la gente.
  7. La geografía ya no nos domina.
  8. Se bueno. (El mundo es una pequeña ciudad.)
  9. Se aburrido. (Es la única manera de terminar el trabajo.)
  10. La creatividad es quitar cosas.

El texto y las diapositivas de la charla "sacudieron el mundo creativo" (GalleyCat) y se hizo viral. Tanto se habló, que decidió profundizar el contenido del manifiesto, convirtiéndolo en un libro muy ilustrativo que se publicó en el 2012. El libro “Roba como un artista” (Steal like an artist) tiene hoy cientos de miles de copias impresas y se ha traducido a más de doce idiomas.

 

En su libro, Kleon explica cómo mirar el mundo con los ojos de un artista. Sin juzgar qué ideas son buenas o malas, solo capturando ideas hasta que obtengas lo mejor.

Nos detalla también las cualidades que se necesitan para cultivar la vida creativa –cosas como la bondad, la curiosidad, “los pasatiempos productivos", “la voluntad de parecer estúpido"– lo que demuestra que la "creatividad" no es un fenómeno abstracto conferido a pocos afortunados, sino más bien un modo deliberado de pensar que podemos ir construyendo nosotros mismos. Como él dice, “tú eres el responsable de lo que dejas entrar en tu vida." 

Sobre el temor de empezar
Nos ayuda a reflexionar que el temor que podemos sentir para hacer  cosas diferentes, o para iniciar nuestros propósitos, son excusas. Son pensamientos que se nos vienen a la cabeza, donde tratamos de racionalizar y crearnos explicaciones de por qué no las hacemos; y sobre todo, nos hace notar, es más común de lo que creemos. 

Haz las cosas, conócete a tí mismo.
Estás listo. Empieza. Es posible que tengas miedo de empezar, eso es natural. Hay esta cosa que se da de manera desenfrenada en las personas educadas que se llama el síndrome del impostor. Esto significa que las personas se pueden sentir como farsantes, que están improvisando;  que realmente no tienen idea de lo que están haciendo. Adivina qué:  ninguno de nosotros tenemos idea. Pregúntale a cualquiera que haga un trabajo verdaderamente creativo, y te dirán la verdad: que no saben de dónde vienen las buenas ideas. Ellos solo aparecen para hacer su trabajo. Cada día. De manera constante.

...y si todavía sientes miedo: finge hasta que te lo creas. Encuentra a tus héroes de los que quieres aprender. Inspírate en su trabajo. Emula sus ideas; y al final incorpora algo que solo tú puedas transmitir al mundo.  

Sobre hacer lo que amas, Kleon nos dice que el mejor consejo que le dieron es que no escribiera sobre lo que sabe, sino sobre lo que le gusta. 

Escribe esa clase de historias que te encanta. Escribe la historia que quieras leer. El mismo principio aplica para la vida y la carrera profesional: Cada vez que te sientas desorientado sobre qué paso dar, solo pregúntate: ¿Qué haría una mejor historia?
Empieza ha hacer las cosas.
El manifiesto es el siguiente: Dibuja la pintura de arte que te gustaría ver; inicia el negocio que te gustaría tener; toca la música que te gustaría escuchar; escribe los libros que te gustaría leer; crea los productos que te gustaría usar. – Haz el trabajo que te gustaría ver hecho. 

Roba como un artista nos ayuda a reflexionar, profundizar y nos reta a mirar el mundo con los ojos de un artista. Sin juzgar qué ideas son buenas o malas, solo capturando ideas hasta que obtengas lo mejor.  Nos reta a aprender.  Aprender hasta que incorpores lo aprendido, lo adaptes, lo transformes; y puedas comunicar tu propia versión, tus propias ideas.